"Para ti, que llegaste de repente y cambiaste el argumento de esta historia y el de mi vida."

viernes

Claudia, un ángel

Hoy, ha sido la primera vez en mis dieciocho años de vida que voy a un funeral. Y, ojalá no hubiera tenido que ir. Ha muerto un ángel, una sonrisa en mi vida, una lucecita pequeña, pero que brillaba con fuerza cada día, que nos hacía sonreír a todos, nos lleno de ilusiones, de amor y de felicidad. Se ha ido mi niña pequeña, con sólo un año y medio, con toda la vida por delante.

Y hoy, más que nunca en mi vida me pregunto, si Dios existe, ¿por qué hace esto? Llevarse a un bebé, una persona que no le había hecho mal a nadie, un soplo de felicidad para todo aquel que la viese sonreír.

Supongo que es fácil responder "Se la ha llevado a un sitio mejor"... Pero en mi cabeza no encuentro un lugar mejor que con su familia.

Hoy por primera vez en mi vida, he oído como mi corazón se ha roto en mil pedazos, he llorado hasta que mis ojos no han dado más de sí, y en mi cabeza, he recordado una y otra vez, todas las sonrisas que mi ángel me dedicó los seis meses que pasamos junto a ella.

Sólo quería despedirme de ella, decirle que la quiero muchísimo, y que este vacío que ha dejado en mi corazón nunca nadie podrá recomponerlo.

Gracias por todo, bolita, gracias por la magia que trajiste a mi vida.




Vas a estar siempre en mi corazón, Claudia

26111

5 comentarios:

  1. Irene, lo siento mucho, todo mi apoyo y mis fuerzas te los envio desde Tenerife.

    ResponderEliminar
  2. no hace mucho me pasó algo parecido. En su momento también pensé "¿Por qué? ¿Por qué se ha ido?". No lo entendía... sigo sin entenderlo del todo. A veces las desgracias vienen sin avisar y arrasan todo a su paso, ya sea un familia, una persona, un pueblo... Poco importa, porque una desgracia es una desgracia, siempre dejará dolor.

    Sin embargo, aprendí a pensar que... ¿realmente esa persona se ha ido a alguna parte? Me niego a creer que una persona, que en mi caso llevaba 17 años conmigo, me conocía desde que nací y me cuidaba cada vez que estaba enferma... Alguien que me vio crecer, pensé, no puede desaparecer de la noche a la mañana. Ni siquiera claudia, tan pequeña pero tan grande (es cierto, no la conocía, pero hasta los niños más pequeños son grandes), puede desaparecer... nunca lo harán del todo. creo que quien más o quien menos siempre permanecerá en el corazón de alguien (en el tuyo, en el mío...) y quedarán ahí.

    como me dijeron a mi aquel día, no es momento de ponerse triste, es momento de acordarse de cada momento con ella, por pequeño que fuera, y nunca con tristeza, sino intentar sacar una sonrisa cada vez que hablen de ella.

    Y ser fuertes, siempre...

    ResponderEliminar
  3. Pero ella siempre estará en ese corazón tan grande que tienes :)

    ResponderEliminar
  4. Oh:(
    No hay comentario posible Irene.
    Ya sabes, mucho ánimo:)

    ResponderEliminar
  5. que preciosa entrada! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl,por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette.
    te espero!
    hasta pronto =)

    ResponderEliminar